La nueva normativa prevé incentivos fiscales para los trabajadores y para las empresas para fomentar el uso de estos instrumentos de previsión social

El pasado 2 de julio de 2022 entró en vigor la Ley 12/2022 de regulación para el impulso de los planes de pensiones de empleo, que establece un nuevo marco jurídico para la promoción de este tipo de instrumentos de previsión social a través de la simplificación de los procesos de promoción y gestión de los planes de pensiones de empleados.

Esta nueva regulación, permitirá dar cobertura a colectivos de trabajadores sin plan de pensiones de empleo en sus empresas, así como también a autónomos. Las principales novedades que ha introducido este nueva ley son las siguientes:

  • Más deducción en IRPF

Para hacer más atractivos estos tipos de planes se han adoptado una serie de medidas de carácter fiscal que pretenden promocionar el uso de estos instrumentos de previsión social.

Hasta ahora, en cuanto al IRPF, las aportaciones en los planes de pensión de empleados permitían reducir del Impuesto sobre la Lava de las Personas Físicas, con el límite del 30% de los rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas, la cantidad de 1.500 euros, ampliables hasta 8.500 si el incremento provenía de contribuciones empresariales o de aportaciones del trabajador al mismo instrumento de previsión social por importe igual o inferior a la contribución empresarial.

La nueva ley que acaba de entrar en vigor introduce, a partir del 1 de enero de 2023, más supuestos en los cuales el límite de la reducción podrá ampliarse a 8.500 euros. De este modo, los contribuyentes que realicen aportaciones a planes de pensiones de empleo tendrán más opciones de aplicarse la reducción de la base del IRPF. A través del incentivo fiscal, se pretende fomentar el uso de estos planes y las contribuciones a los mismos.

Así pues, la principal novedad de la nueva ley de impulso de los planes de pensión de empleo es que, a partir del 1 de enero de 2023, la reducción en renta podrá ser de 8.500 euros si el incremento proviene de contribuciones empresariales o de aportación del trabajador al mismo instrumentos de previsión social por importe igual o inferior al resultado de aplicar a la contribución empresarial un coeficiente, que dependerá del importe anual de la contribución.

Importe anual de la contribución Coeficiente
Igual o inferior a 500 euros 2,5
Entre 500,01 y 1.000 euros 2
Entre 1.000,01 y 1.500 euros 1,5
Más de 1.500 euros 1

Hay que tener en cuenta, pero, que se aplicará el coeficiente 1 cuando el trabajador obtenga en el ejercicio rendimientos integras del trabajo superiores a 60.000 euros procedentes de la empresa que realiza la contribución, habiendo la empresa de comunicar que no se da esta *circumstancia a la entidad gestora o aseguradora del instrumento de previsión social.

Además, se crea un nuevo límite de aportación de 4.250 euros anuales de reducción adicionales al límite general de 1.500 euros (total de 6.750 euros anuales), por los trabajadores por cuenta propia o autónomos para las aportaciones propias que el empresario individual o el profesional realice a planes de pensiones de los que sea promotor y partícipe.

  • Nueva deducción en IS y Seguridad Social

También en el ámbito fiscal, esta nueva ley incorpora una nueva deducción en la cuota integra del Impuesto sobre sociedades del 10% por contribuciones empresariales a sistemas de previsión social empresarial imputadas a favor de trabajadores con retribuciones brutas inferiores a 27.000 euros. En caso de retribuciones superiores, la deducción se aplica a la parte proporcional de la contribución empresarial que corresponda a una retribución máxima de 27.000 euros.

Además, se establece una reducción de la cuota empresarial por contingencias comunes a la Seguridad Social respecto de los importes de las contribuciones empresariales en los planes de pensiones de empleo, con un límite de 115 euros mensuales, 1.380 euros anuales, lo que supone un ahorro de case 400 euros por trabajador.

Con estas dos medidas se pretende que las empresas se animen a pactar con sus trabajadores el pago de una parte de las subidas salariales con aportaciones en los planes de pensión de empleo.

  • Medidas laborales

Ya fuera del ámbito fiscal, una de las novedades más importantes de la Ley de Impulso de los Planes de Pensiones de Empleo es la creación de los fondos de pensiones de empleo de promoción pública abierta, a los que se podrán adscribir los planes de pensiones simplificados con las siguientes características:

  • Estén promovidos por las empresas incluidas en el ámbito de aplicación de un convenio colectivo estatutario de carácter sectorial o por las Administraciones Públicas a favor del personal a su servicio.
  • A favor de trabajadores miedo cuento propio o autónomos, promovidos por las asociaciones, federaciones, confederaciones o unión de asociaciones de trabajadores por cuenta propia, sindicados, colegios profesionales o mutualidades de previsión social.
  • A favor de socios trabajadores y de socios de trabajo de sociedades cooperativas y laborales, promovidos por las sociedades cooperativas y laborales y las organizaciones representativas.

Hay que tener en cuenta que, desde el 2 de julio del 2022, ya no se podrán aprobar mes planos de pensiones del sistema asociado. Se establece un periodo transitorio de 5 años para transformar estos en planes de pensiones de empleo simplificados de la modalidad de aportación definida para la contingencia de jubilación y contener especificaciones comunes para todas las empresas o entidades integradas en ellos.