En fecha 30 de diciembre de 2021 salió publicada la nueva reforma laboral articulada en el Real decreto ley 32/2021, de 28 de diciembre, de medidas urgentes para la reforma laboral, la garantía de la estabilidad en el trabajo y la transformación del mercado de trabajo, que ha entrado en vigor el 31 de diciembre de 2021, a excepción de los preceptos detallados en el apartado segundo de la disposición final octava, por los cuales se prevé una vacatio legis de tres meses.

Dicha reforma laboral incorpora novedades en los siguientes ámbitos:

A) Contratación temporal.

Se restringen los supuestos por los cuales se puede celebrar un contrato temporal, se potencia la figura del trabajador fijo discontinuo, se incrementan las sanciones por el uso indebido de la contratación temporal y se establece una cotización adicional en los contratos de duración determinada inferiores en un mes, así como se otorga un plazo de tres meses para adaptar a la legalidad vigente a aquellos contratos temporales celebrados a partir del 31 de diciembre y hasta el 30 de marzo de 2022 y se establece un régimen transitorio aplicable en los contratos de duración determinada celebrados antes del 31 de diciembre de 2021.

B) Convenios colectivos.

El salario y los complementos salariales pasan a ser materias en las cuales prevalece el convenio sectorial sobre el convenio de empresa, de forma que los sueldos mínimos vendrán determinados por los convenios sectoriales. Del mismo modo, se establece que la vigencia del convenio durará hasta que no sea firme uno nuevo.

C) Formación.

Se establece un contrato formativo con dos modalidades: el contrato de formación en alternancia con el trabajo retribuido por cuenta ajena y el contrato formativo para la obtención de la práctica profesional adecuada al correspondiente nivel de estudios. Ambos contratos nuevos, que vienen a sustituir los actuales contratos de formación y prácticas, acortan su duración a la mitad.

D) Subcontratación.

Se incluye que el convenio colectivo de aplicación para las empresas contratistas y subcontratistas será el del sector de la actividad desarrollada en la contrata o subcontrata, con independencia de su objeto social o de su forma jurídica, siempre y cuando no se determine otro por medio de la negociación colectiva. A la vez, en estos supuestos el convenio de empresa también prevalecerá en todo sobre el sectorial excepto en salarios y complementos salariales, de forma que para que se aplique respecto a estas materias tendrá que prever mejores condiciones salariales que el sectorial.

E) Expedientes de Regulación Temporal de Ocupación (ERTE).

Se revisan y modifican las modalidades de ERTE existentes y se crea el mecanismo RED de Flexibilidad y Estabilización del Trabajo.

El contenido específico de los anteriores bloques lo iremos detallando mediante próximas circulares.