En fecha 29 de diciembre de 2021 se publicó la reforma del sistema de pensiones articulada en la Ley 21/2021, de 28 de diciembre, de garantía del poder adquisitivo de las pensiones y otras medidas de refuerzo de la sostenibilidad financiera y social del sistema público de pensiones, que ha entrado en vigor el 1 de enero de 2022.

Esta reforma consta de dos bloques principales:

A) La revalorización de las pensiones.

Se modifica el sistema de revalorización de las pensiones de forma que se sustituye la ecuación matemática establecida por la norma derogada por la inflación media del ejercicio precedente, es decir, se revalorizan las pensiones con relación al valor medio de las tasas de variación interanual del IPC del año anterior.

No obstante, en caso de que la inflación fuera negativa, el importe de las pensiones no variaría.

B) Medidas para el acercamiento de la edad efectiva de jubilación a la edad ordinaria.

Se prevén incentivos para los supuestos de jubilación anticipada, tanto voluntaria como por razón de la actividad, e incentivos por la jubilación demorada, con el objetivo de impulsar un acercamiento de la edad efectiva de jubilación a la ordinaria.

Del mismo modo, se prevé un régimen de compatibilidad de la pensión de jubilación con los ingresos provenientes de una actividad profesional en los supuestos de jubilación demorada o jubilación activa.

El contenido específico de los anteriores bloques lo iremos detallando mediante próximas circulares.