El 28 de abril se publicó el Real Decreto-ley 7/2021, de 27 de abril, el cual introduce importantes cambios en materia de IVA en las ventas a distancia a partir del 1 de julio de 2021.

Tributación de las ventas a distancia

Hasta el 30 de junio de 2021, en general, cuando una empresa española vendía productos a consumidores finales (particulares) establecidos en la UE, debía repercutir el IVA español.

No obstante, si se cumplen ciertos requisitos, a partir del 1 de julio de 2021 las empresas españolas deberán aplicar el régimen de ventas a distancia, en virtud del cual deben aplicar el IVA del país de destino (país del particular) e ingresarlo en la Administración Tributaria del mismo.

Requisitos:

  • Que los bienes se transporten desde España hasta el país del comprador. En caso de que el comprador se desplace a España y los adquiera aquí, la venta llevará el IVA español.
  • El transporte debe ser a cargo, directa o indirectamente, de la empresa vendedora.
  • Durante el año anterior o durante el año en curso, las ventas realizadas a consumidores europeos alcanzan conjuntamente un importe de 10.000 € o más.

Para calcular dicho importe, deben también considerarse las ventas de prestaciones de servicios electrónicos y los servicios de telecomunicaciones, radiodifusión y televisión, en caso de que la empresa también preste este tipo de servicios.

Resaltar que, en caso de que las ventas no alcancen el importe de 10.000 €, también es posible optar de manera voluntaria por repercutir el IVA del país de destino.

Sistema de ventanilla única o OSS ( One Stop Shop):

Las empresas no necesitarán darse de alta en la Administración Tributaria de cada país, sino que podrán acogerse al sistema de ventanilla única mediante el nuevo Modelo censal 035 e ingresar trimestralmente todo el IVA a través del nuevo Modelo 369, a presentar ante la Hacienda española.

En este sentido, mencionar que aquellas empresas que se acojan a este sistema, deberán mantener durante 10 años un registro de las operaciones incluidas en el mismo.

Asimismo, es importante señalar que la empresa no podrá deducir el IVA soportado en los países en los en que no esté establecida pero podrá solicitar su devolución mediante el Modelo 360.

Bienes importados:

Las empresas españolas que importen bienes desde un país tercero podrán acogerse al régimen especial de ventanilla única y repercutir el IVA del país de destino, siempre que se cumplan los siguientes requisitos:

  • Los bienes no tengan un valor superior a 150 €.
  • No tributen por impuestos especiales.

Estos bienes se podrán declarar como exentos de IVA al retirarlos de la aduana, siempre que:

  • Se presente la declaración aduanera de importación.
  • El proveedor aporte su número de identificación individual al declarar las ventas mediante el régimen especial de ventanilla única.

Interfaces digitales:

Las plataformas, portales y mercados en línea mediante los cuales los consumidores establecidos en la UE adquieren productos importados desde un país tercero, adquirirán el carácter de proveedores y estarán obligados a repercutir el IVA de destino siempre que los productos tengan un valor de hasta 150 €.

La importación de los bienes estará exenta y los empresarios titulares de la interfaz digital podrán acogerse al régimen especial de ventanilla única para gestionar y liquidar el IVA derivado de estas operaciones.

En consecuencia, se elimina la exención de IVA en las importaciones de bienes de escaso valor aplicable actualmente hasta los 22 euros, por lo que las importaciones de bienes no acogidas al régimen especial deberán tributar por IVA, independientemente de su valor.

Atentamente:

Departamento Fiscal